¿Y México, por qué no?

2008. Jorge Castañeda y Manuel Rodríguez Woog. 

Creado en los años treinta del siglo XX, agotado para los setenta, y mantenido vivo mediante respiración artificial desde finales de la década de los ochenta, el sistema corporativista mexicano, en sus nuevas modalidades u viejas raíces, es el que protege a los monopolios económicos, sindicales, políticos, mediáticos e intelectuales que impiden el progreso del país, por lo que los autores afirman: “los monopolios sí muerden”, refiriéndose a un sistema que cierra el paso al crecimiento, al Estado de derecho y a la seguridad, y dificulta una mayor igualdad y, por tanto, la disminución de la pobreza.